Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

La reforma al sistema de seguro de Salud en los Estados Unidos: continúa el debate

Líderes de ambos espectros del arco político de los Estados Unidos se reunieron el 25 de febrero de 2010 en la Blair House ( 1) a fin de discutir e intercambiar ideas sobre el proyecto de reforma al sistema de seguros de salud.

El tratamiento de la reforma del sistema de seguros de salud no ha estado exento de polémicas, y su aprobación sin cambios entró en duda por recientes contiendas electorales, como la victoria del republicano Scott Brown en Massachussetts, haciéndose del escaño que perteneciera a los hermanos John y Edward Kennedy, al perder los demócratas los 60 votos que le garantizaban el quórum propio en el Senado.

En la reunión de Blair House, algunas de las cuestiones debatidas fueron, entre otras, las reformas a la ley de mala praxis médica y al mercado de seguros individuales (dando mayores opciones a los asegurados particulares, y permitiendo a las compañías efectuar un pool de cobertura entre sus empleados), o la prevención del derroche y el fraude en Medicare y Medicaid.

La propuesta de reforma ya fue aprobada tanto por la Cámara de Representantes (220 votos contra 215), como por el Senado (60 votos contra 39). Las diferencias entre los textos aprobados por una y otra Cámara importantes, cubriendo temas como un impuesto sobre los planes seguros de alta gama (aprobado por el Senado), una opción de seguro público (rechazada por el Senado) y el aborto (la versión de la Cámara adopta un lenguaje más estricto). En función de esto, se espera que en la primavera los textos  aprobados por cada una de las Cámaras vuelvan a ser debatidos y consensuados en un documento final.

¿Qué propone el proyecto de reforma?

La “Affordable Health Care for America Act” es un proyecto de ley extenso, que consta de más de 2000 páginas. Los legisladores incluyeron entre sus propósitos, el controlar los gastos de salud y generar las condiciones que permitan a todos los ciudadanos cuenten con un seguro de cobertura médica.  La importancia de la cuestión es tal que algunos expertos han señalado que una disminución en los gastos de salud tendría un inmediato efecto favorable sobre la creación de empleos y la economía en general

Algunas de las principales propuestas del proyecto son:

– Reformas inmediatas: El proyecto busca promover reformas de carácter inmediato, a fin de paliar las deficiencias existentes en el sistema hasta que se logre una implementación efectiva de la ley propuesta. Entre las medidas, se encuentra la creación de un Programa Nacional para la provisión de cobertura médica a aquellos ciudadanos que no puedan obtenerla por contar con una condición médica preexistente, limitando las exclusiones que por esta razón pudieran realizar las compañías aseguradoras. El proyecto no sólo instrumenta reformas de tipo administrativo y asistencia financiera a los distintos estados con el propósito de facilitar la puesta en marcha de las reformas, sino que además crea planes de protección para los tratamientos de niños con deformidades y los beneficios de salud de personas de la tercera edad.

-Mercado de Seguros de Salud: El proyecto propone crear un Mercado donde los particulares y pequeños empleadores tengan la posibilidad de optar entre seguros públicos y privados. Se espera que trabaje en forma conjunta con las autoridades de seguros estatales para fijar y hacer cumplir los derechos del consumidor y las reformas a los planes de seguros, facilitando la contratación y administrado los créditos otorgados a familias de bajos recursos para la adquisición de pólizas.

-Seguros de Salud Pública: El proyecto contempla la posibilidad de contratar un Seguro de Salud Pública, esperando que el mismo brinde una alternativa en aquellas zonas donde la oferta está monopolizada por una o dos aseguradoras privadas. Se espera que esta clase de pólizas sean autosustentables, y estén sometidas a las mismas restricciones que una compañía de seguros privada. Esta opción ha sido eliminada por la propuesta aprobado por el Senado.

-Cobertura garantizada: Tanto los individuos, como los empleadores tienen la obligación de obtener y mantener un seguro de salud, pudiendo estos últimos optar por proveer dicha cobertura o por el pago de una cantidad fijada en base a la nómina de sueldos. El proyecto dispone que las compañías de seguros tendrán prohibido tanto llevar adelante conductas discriminatorias que les permitan rechazar la venta o renovación de pólizas con motivo del estado de salud de un particular como excluir de la cobertura el tratamiento de enfermedades preexistentes y limita la posibilidad de cobrar mayores primas en base al estado de salud, el género u otros factores (sólo se habilita la variación del monto de las primas por razones de edad, geografía o tamaño del grupo familiar).

– Beneficios mínimos: El proyecto prevé la creación de un Comité de Asesores (integrado por profesionales de la salud), cuya misión será establecer un paquete de beneficios mínimos que deberá ser la base de cualquier póliza de cobertura que se ofrezca en el Mercado al que nos referimos en el punto b.

-Financiamiento de capacitación y prevención. Asistencia: A través del apoyo económico a distintas iniciativas, el proyecto se focaliza en promover medidas preventivas, en el fortalecimiento de la infraestructura, y en la mejora de las capacidades de los profesionales médicos. Asimismo, se dispone  asistencia económica a familias e individuos de bajos ingresos, a fin de garantizar la cobertura médica universal.

El principal problema: el aumento de costos en las primas

Hasta el momento, uno de los ejes centrales del debate ha sido como reducir el creciente costo de las primas de los seguros de salud. De acuerdo a los expertos, las familias han experimentado fuertes aumentos de las mismas en los últimos años, esperándose incrementos de un  “20, 25, o 30 por ciento”( 2) para el próximo ejercicio. Como muestra, un análisis del mercado permite detectar que en el corriente año, las compañías anunciaron aumentos de entre un 18,5% y un 40%.

Como correlato de esta situación, casi un 75% de los individuos interesados en adquirir un plan de cobertura individual no lo hicieron, en gran parte gracias al alto costo que los mismos significaban para su economía doméstica( 3). Las estadísticas muestran que  transcurridos los tres primeros trimestres del año 2009, las seis mayores compañías que cotizan en el mercado de valores tenían 2.2 millones menos de personas aseguradas.

Según el Departamento de Salud, esta circunstancia se debe a la alta concentración existente en el mercado de seguros de salud (y la consecuente falta de competencia), y a los constantes aumentos experimentados por las compañías en concepto de gastos administrativos, salarios y cantidades destinadas a beneficios.

Perspectivas

Las últimas noticias muestran que la Casa Blanca se encuentra analizando un plan que combina “las mejores ideas de Demócratas y Republicanos”, al aceptar algunas de las objeciones presentadas por sectores de la oposición (como el destinar fondos para financiar iniciativas que tengan por finalidad reducir costos generados por la mala praxis médica, permitir investigaciones encubiertas a proveedores de servicios que reciban fondos de Medicare, Medicaid y otros programas estatales o estimular los reembolsos de Medicaid a profesionales de la salud en ciertos estados).

Pese a ello, parece improbable que la iniciativa cuente con el apoyo de líderes opositores. El líder de la minoría de la Cámara declaró que la propuesta “no es lo suficientemente buena” y que el Ejecutivo debe volver a comenzar, mientras que el líder de la minoría en el Senado manifestó que las incorporaciones de la Casa Blanca son unos pocos temas que han sido inadecuadamente analizados en un proyecto de más de 2700 páginas( 4).  Algunos observadores( 5) han indicado que los mayores costos generados por el aumento de la cobertura médica deberán ser soportados por los contribuyentes, sosteniendo que los esfuerzos deberían concentrarse en una reducción de los gastos generados por la mala praxis médica, el fraude al sistema de seguros y en estimular una mayor competencia entre los oferentes de esta clase de servicios.

Por Manuel Iturrioz
________

 

(1) Residencia de Huéspedes de la Casa Blanca.

(2) Según Sandy Praeger, integrante de la National Association of Insurance Commissioners.

(3) M. Doty, S. Collins, J. Nicholson, and S. Rustgi. Failure to Protect: Why the Individual Insurance Market is Not a Viable Option for Most US Families. The Commonwealth Fund, July 2009.

(4) “Obama embraces some GOP health care proposals”:
http://edition.cnn.com/2010/POLITICS/03/02/health.care/index.html?iref=allsearch

(5) “Guess who really pays for health care?”, Ed Rollins. De acuerdo a este análisis, el proyecto incurre en un error de enfoque, ya que los costos de salud son financiados  por los Gobiernos Federales y Estatales (financiadas por los contribuyentes), las Compañías de Seguros de Salud (con primas que son pagadas por los mismos contribuyentes) y los reembolsos pagados por cada uno de los individuos:
http://edition.cnn.com/2010/OPINION/03/03/rollins.health.who.pays/index.html?iref=allsearch

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar