Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Irlanda, sin aborto, tiene la menor tasa de mortalidad materna del mundo

De acuerdo con los informes sobre mortalidad materna realizados por la Organización Mundial de la Salud , UNICEF, UNFPA y el Banco Mundial, Irlanda, país que prohíbe el aborto, tiene el menor índice de mortalidad materna. De los 172 países sobre los que se dan estimaciones, Irlanda es el líder mundial en lo que respecta a la seguridad para las mujeres embarazadas.

Por un lado, el informe conjunto “Tendencias en mortalidad materna 1990- 2008″ , muestra la disminución del índice de defunciones materna de 6 muertes en 1990, a 3 en 2008 (por 100.000 nacidos vivos).

En el informe “Mortalidad materna en 2005″ , de las mismas entidades, se sostiene que Irlanda presenta el menor riesgo de defunción materna: es de 1 en 48.000. Esta estadística se refiere a la probabilidad de que una mujer a partir de los 15 años acabe muriendo por una causa relacionada con la maternidad a lo largo de la vida adulta. Asimismo, el informe presenta el número de defunciones maternas notificadas, que en Irlanda es de 1 por 100.000 nacidos vivos (con un margen de incertidumbre mínimo de 1 y máximo de 2).

El ejemplo de Irlanda nos resulta especialmente interesante en Argentina por los proyectos de legalización del aborto que están a consideración de las Comisiones de Legislación Penal, Familia y Salud de la Cámara de Diputados. Además, en noviembre de 2010 y en julio de este año hubieron dos audiencias convocadas por la Comisión de Legislación Penal, en las cuales las expositoras invitadas se manifestaron activamente a favor de la legalización del aborto.

Tanto entre los fundamentos de los proyectos presentados, como en los argumentos de las expositoras, se hace referencia a la ilegalidad del aborto como principal causa de mortalidad materna en nuestro país.

Marianne Mollmann, representante de Human Rights Watch invitada a la Audiencia del 30/11/2010, centró su exposición en el informe elaborado por HRW sobre el aborto en Argentina, que presupone que el denominado “aborto ilegal” tiene una decisiva incidencia en las muertes maternas, aunque en ningún momento menciona cuántas son las muertes maternas por aborto en Argentina. “En el 2008 más del 20% de las muestras registradas por emergencias obstetricias fueron por causa de abortos (…), la ilegalidad del aborto es la principal causa de muerte de las mujeres en el país”, sostuvo. Por su parte, Luz Patricia Mejía, Comisionada de la Corte Interamericana , invitada a la Audiencia del 13 de Julio pasado, afirmó que “las muertes por abortos clandestinos son la principal causa de mortalidad materna en la región”.

A su vez, en los fundamentos del proyecto que tiene más de 50 firmas de diputados y que busca aprobar la práctica del aborto “si es solicitada libremente por la mujer encinta y se produce antes de cumplirse las doce semanas de gestación” (expediente 998), se sostiene que: “La penalización del aborto en nuestro país, no ha logrado hasta ahora salvar ninguna vida. (…) Según cifras oficiales en Argentina el aborto clandestino es desde hace décadas la primera causa de muerte materna. La criminalización del aborto que da como resultado los abortos inseguros y la muerte de las mujeres…”. Es más, su petición se resume en: “aborto legal para no morir”.

Las causas obstétricas directas son la primera causa de mortalidad materna

Los datos de las Estadísticas Vitales 2009 sobre mortalidad materna muestran que, en el peso relativo de cada causal, las causas obstétricas indirectas representan en total un 38,5% del total (158 casos), y las causas obstétricas directas un 40,2% (165 casos). Los embarazos terminados en aborto durante el 2009 representaron un 21,2% (87 casos), tomando en consideración que aquí el Ministerio no discrimina entre abortos espontáneos y provocados.

Ambigüedad de los datos oficiales sobre aborto

A su vez, es cuestionable la consideración de que el aborto es la primera causa de mortalidad materna desde que los datos oficiales sobre este punto no permiten extraer un panorama exacto de la cuestión al presentar los datos de manera integrada con otras clases de aborto, incluidos los espontáneos.

Del informe Estadísticas vitales 2008, emitido por el Ministerio de Salud de la Nación , se extrae que si bien es cierto que en 2008 las estadísticas oficiales señalan la existencia de 62 muertes maternas originadas en embarazos terminados en abortos, no es exacto que esa cifra se refiera a los “abortos ilegales”. El mismo informe ministerial aclara que dentro de la categoría “embarazos terminados en aborto” incluye no sólo los “abortos ilegales”, no sólo los abortos provocados, sino también los embarazos ectópicos, la mola hidatiforme, otros productos anormales de la concepción, el aborto espontáneo, el aborto médico, otros tipos de aborto y el intento fallido de aborto.

Tampoco los datos de las Estadísticas Vitales 2009 sobre mortalidad materna no discriminan entre abortos espontáneos y provocados y, dentro de estos últimos, los provocados en forma ilegal.

Dado que los datos oficiales en materia de mortalidad materna son ambiguos, no es posible identificar la incidencia de los “abortos ilegales” en la tasa de mortalidad materna. Se requeriría tener discriminado el indicador del Ministerio de Salud, de modo de poder evidenciar exactamente cuántos de esos casos que corresponden a abortos provocados en situaciones precarias. De otra manera, se estará presentando a la opinión pública y a los legisladores una evidente falacia que para nada condice con el método científico que es aquí necesario.

Chile confirma en Latinoamérica los datos de Irlanda

La realidad de la maternidad en Irlanda encuentra su correlato en las estadísticas chilenas. Así lo ha resaltado el Dr. Elard Koch, Director de Investigaciones del Departamento de Salud Familiar, Facultad de Medicina, Universidad de Chile, al exponer el 2 de marzo de 2011 en la Sala 1 de la Cámara de Diputados de la Nación (Edificio Anexo).

Koch elaboró una importante investigación sobre el número de abortos que se realizan en Chile y en Argentina cada año y sobre la vinculación entre el aborto y la mortalidad materna. Entre las principales conclusiones de su investigación, demuestra, a través de un estudio de estadísticas vitales en Chile durante un período de 100 años (1909-2009) que la prohibición del aborto en Chile en 1989 no incrementó la mortalidad materna. Además, el aborto clandestino ha disminuido en paralelo con la reducción de la muerte por aborto. El incremento de la educación de la mujer ha sido el predictor que controla esta disminución a lo largo del tiempo, ejerciendo un efecto sinérgico sobre otros factores, sobre todo con las políticas de atención prenatal y especializada en el parto. Constata que la legalización del aborto es por tanto innecesaria para reducir la mortalidad materna. Chile presenta la más baja mortalidad materna de Latinoamérica, similar a la de países desarrollados. El riesgo de morir por aborto es prácticamente nulo en la actualidad.

Otros casos publicados en artículos científicos

Respecto de este punto, la prestigiosa publicación científica británica “The Lancet”, estableció en agosto de 2010 que “la evidencia científica muestra que la legalización del aborto no está asociada a la reducción de la mortalidad materna. En las bases de los datos provistos por Hogan y colegas, países como El Salvador, Chile, Polonia y Nicaragua, los cuales prohibieron el aborto luego de haberlo permitido previamente, no han visto incrementada su mortalidad materna. En realidad, la misma se ha reducido. Sudáfrica ha visto incrementarse la mortalidad materna después de la legalización del aborto (…). Puede concluirse con certeza que la causa real de la reducción de la mortalidad materna es la implementación de mejores condiciones en el cuidado de la salud”.

También tomando en cuenta las cifras expuestas en el informe “Mortalidad materna en 2005″, es posible concluir que aquellos países con leyes que legalizan el aborto no experimentan tasas de mortalidad materna menores a las de aquellos países que prohíben el aborto, es decir, no han visto un correspondiente descenso en la proporción de muertes maternas.

Alternativas para reducir la mortalidad materna

De lo visto hasta aquí, podemos concluir que la experiencia internacional, sobretodo a partir del caso de Irlanda, y de acuerdo a “The Lancet” también la evidencia científica, muestran que la legalización del aborto no está asociada a la reducción de la mortalidad materna, y que es la implementación de mejores condiciones en el cuidado de la salud la causa real de reducción de mortalidad materna. El Dr. Koch señaló que si Argentina quiere alcanzar la meta del Milenio en lo que concierne a mortalidad materna, debe incrementar la cobertura de atención prenatal, la atención obstétrica de urgencia y la atención profesional del parto; esta última logró 83,7% de cobertura de los nacidos vivos el año 2009, dejando aún un porcentaje importante de pacientes con alto riesgo obstétrico sin acceso a la atención especializada en hospitales, que contrasta con la cobertura de 99,9% observada actualmente en Chile.

Por María Victoria García Delfino

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar