Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

La historia del Dr. Kermit Gosnell: aborto y homicidio de recién nacidos

Una gran conmoción existe en por el caso del Dr. Kermit Gosnell, quien está acusado de la muerte de 7 que nacieron y fueron asesinados con tijeras clavadas en sus espinas dorsales, y de la muerte de Karnamaya Mongar, una refugiada de Nepal de 41 años quien murió en 2009 como consecuencia de una alta dosis de anestesia en un ilegal durante la última etapa de embarazo.

El lunes 18 de marzo de 2013 comenzaron las audiencias judiciales que juzgarán la conducta del Dr. Gosnell, de 72 años, quien realizó más de 31.000 abortos durante 31 años entre mujeres inmigrantes y de minorías étnicas en una clínica llamada “Women’s Medical Society” en la ciudad de Filadelfia. Gosnell fue arrestado el 19 de enero de 2011, y además de las acusaciones por homicidio en primer grado, hay cargos por conspiración y violación de la ley estatal que prohíbe los abortos luego de la semana 24 del embarazo. En ese momento se advirtió que el Departamento de Estado y el Departamento de Salud del Estado de Pensilvania omitieron durante años la supervisión de la clínica del Dr. Gosnell.

El reporte del Gran Jurado

En enero de 2011, se conoció el reporte de un Gran Jurado (Grand Jury XXIII: C-17 en el caso Misc. No. 0009901-2008) que es muy contundente en establecer las irregularidades de funcionamiento de la clínica y la responsabilidad del Dr. Gosnell. De hecho, el informe comienza de la siguiente forma:

“Este caso consiste en un doctor que mató bebés y puso en peligro a mujeres. Lo que queremos decir es que él regular e ilegalmente hizo nacer bebés vivos y viables en el tercer trimestre de embarazo, y luego mató a estos recién nacidos dañando sus espinales dorsales con tijeras. La práctica médica a través de la cual desarrolló su negocio fue un inmundo fraude en el cual le dió sobredosis a sus pacientes de drogas peligrosas, difundió enfermedades venéreas entre ellas con instrumentos infectados, perforó sus úteros e intestinos, y –al menos en dos ocasiones- ocasionó sus muertes. A través de los años, mucha gente supo lo que ocurría aquí. Pero nadie lo detuvo”.

Sobre la clínica “Women’s Medical Society” dice el reporte del Gran Jurado: “Este era el impresionante nombre de la clínica que funcionaba en el Este de Filadelfia, en la calle 38 y Lancaster… Gosnell, un niño del barrio, pasó casi 4 décadas al frente de esta clínica, aparentando devolver a la comunidad en que vivió y trabajó. Pero la verdad era algo muy diferente y evidente para cualquiera que ingresara a la clínica. La clínica tenía un hedor a orina animal, fruto de los gatos que merodeaban y defecaban con libertad. Los muebles y la blanquería está manchada con sangre. Los instrumentos no eran apropiadamente esterilizados. Los suministros médicos descartables no eran descartados; eran usados y reutilizados una y otra vez. El equipamiento médico estaba generalmente roto; y aún si funcionaba, no se utilizaba. La salida de emergencia estaba cerrada con candado. Y disperso por todos lados, en gabinetes, en el sótano, en un freezer, en frascos y bolsas plásticas, había restos fetales. Era un osario de bebés.

El juicio

El Dr. Gosnell está ahora siendo juzgado en una Corte por los cargos de homicidio. Gosnell también está acusado de falsificar los registros médicos para ocultar que realizaba abortos más allá del límite de las 24 semanas de embarazo. También se lo acusa de almacenar los restos fetales a lo largo de la clínica, incluyendo entre 20 y 30 frascos con los pies de los niños recién abortados.

Los fiscales acusan además a nueve miembros del equipo del Dr. Gosnell de violación de las leyes de aborto, perjurio y otros cargos. Todos se declararon culpables, incluyendo Pearl Gosnell, la esposa del Dr. Gosnell.

El silencio de los medios

El viernes 12 de abril diversos grupos en defensa de los se movilizaron en las redes sociales a fin de reclamar contra el silencio mediático que quiere ocultar la gravedad de los crímenes del Dr. Gosnell.

Así, entre las 6 am y las 6 pm del viernes se postearon más de 166.800 tweets usando el hashtag #Gosnell, con un pico de 23.600 mensajes a las 11 de la mañana.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar