Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Notable aumento del número de embriones congelados en Italia

El 19 de julio de 2013 se publicó la relación del Ministro de Salud de Italia al Parlamento sobre el estado de implementación de la ley 40/2004 referida a la procreación médicamente asistida. El informe contiene la actividad del año 2011 de los centros de reproducción.

Entre las conclusiones del informe encontramos que han aumentado exponencialmente los embriones crioconservados. Mientras que en 2008 eran 763 embriones, en 2009 fueron 7.337, en 2010 16.280 y en 2011 18.798.

También aumentó el número de embriones concebidos en condiciones de ser transferidos: mientras que en 2008 fueron 84.861, en 2009 fueron 99.258, en 2010 113.019, en 2011 fueron 118.049.

A su vez, han disminuido los embarazos y los nacidos vivos frutos de las técnicas: mientras que en 2010 el porcentaje de embarazos era 31% en 2011 fue de 29,2%. En cuanto a los nacidos vivos, en 2008 fueron 10.212, en 2009 fueron 10.819, en 2010 fueron 12.506 y en 2011 nacieron 11.933.

El siguiente cuadro resume estos datos:

 

 

2008

2009

2010

2011

Embriones concebidos

84.861

99.258

113.019

118.049

Embriones congelados

763

7.337

16.280

18.798

Nacidos vivos

10.212

10.819

12.506

11.933

 

Vale señalar que, inicialmente, la ley italiana 40/2004 de regulación de las técnicas de fecundación artificial establecía que no se debía crear un número de embriones superiores a los estrictamente necesarios para una única y contemporánea transferencia e implantación, y tal número nunca podía ser superior a tres (art. 14.2). Sin embargo, en la sentencia 151/2009 de la Corte Constitucional se dispuso que tal límite de tres embriones no era constitucional y se dejó sólo la exigencia de sólo crear los embriones “estrictamente necesarios”. Se explica así el salto en el número de embriones congelados entre 2008 y los años siguientes a 2009.

En este sentido, podemos advertir una paradoja: aumentan los embriones que se conciben y los que se congelan, pero no aumentan los nacimientos. Así, se corre el riesgo de continuar creando embriones que quedan sin destino cierto y sobre los que se ciernen amenazas de destrucción por los poderosos intereses biotecnológicos que quieren utilizarlos con fines experimentales.

Otro dato que surge del informe es el aumento en la edad media de las mujeres que se someten a las técnicas: mientras que en 2008 la edad era de 34,3 años, en 2011 fue de 36,5. También aumentó el número de ciclos en mujeres mayores a 40 años, que fueron 30,5%, mientras que en 2008 eran 26,8%. La edad media de los varones que intervienen en las técnicas es de 39,9 años.

El porcentaje de partos de gemelos es del 19,1% en el nivel nacional. En cuanto a las transferencias de embriones, en 2011 el 40,9% de los ciclos incluyó la transferencia de dos embriones, mientras que la transferencia con tres embriones ocurre en el 34,6%.

Las estadísticas continúan confirmando la enorme tasa de pérdidas embrionarias que conllevan las técnicas de fecundación artificial. Además, se advierte que el embrión humano está sometido a una creciente codicia para ser instrumentalizado en razón de su indudable capacidad vital. Así, la experiencia mundial señala la necesidad de impulsar rigurosos límites jurídicos para resguardar la dignidad de cada vida humana, que no puede quedar sometida a criterios técnicos que la convierten en el fruto de una lógica productiva.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar