Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Crónica del Coloquio Internacional sobre la complementariedad entre varón y mujer

La Complementariedad entre varón y fue el tema del Coloquio Internacional que se realizó en el Vaticano del 17 al 19 de noviembre de 2014 organizado por la Congregación para la Doctrina de la Fe con la colaboración de los Pontificios Consejos para la Familia, para el Dialogo Interreligioso y para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

Inaugurado con un importante discurso por el Papa Francisco y presidido por el Cardenal Müller, el Coloquio congregó a líderes de 14 religiones y muchos de los expositores tenían distintas procedencias religiosas. La experiencia del Coloquio fue única y existía una común percepción del mutuo enriquecimiento que brindó el Coloquio. Tal sentimiento común fue manifestado públicamente por el Arzobispo de Filadelfia, Mons. Chaput, quien dijo en la Jornada de cierre que este había sido el mejor Coloquio al que había asistido en su vida.

En las deliberaciones, se compartía la preocupación común por encontrar las formas de presentar de modo atrayente del mensaje del y la familia ante los nuevos desafíos culturales.

1. El discurso del Papa Francisco

a) Complementariedad: El Papa comenzó reflexionando sobre la palabra «complementariedad», una palabra “preciosa, con múltiples matices” y que vinculó con “las armonías dinámicas que están en el centro de toda la Creación”. Señaló luego que la complementariedad entre hombre y mujer “está en la base del matrimonio y de la familia, que es la primera escuela donde aprendemos a apreciar nuestros dones y los de los demás y donde comenzamos a aprender el arte de vivir juntos”. Advirtió que no debemos confundir la complementariedad entre hombre y mujer “con la idea superficial de que todos los papeles y las relaciones de ambos sexos están encerrados en un modelo único y estático”.

b) Cultura de lo provisional y devastación de los vulnerables: Un segundo eje de la exposición del Papa estuvo centrado en el hecho de que “en nuestra época el matrimonio y la familia están en crisis”. En la base de tal crisis, el Papa colocó la “cultura de lo provisional”, que provoca que “cada vez más personas renuncian al matrimonio como compromiso público”. Para el Papa una “revolución en las costumbres y en la moral ha ondeado con frecuencia la «bandera de la libertad», pero en realidad ha traído devastación espiritual y material a innumerables seres humanos, especialmente a los más vulnerables. Es cada vez más evidente que la decadencia de la cultura del matrimonio está asociada a un aumento de pobreza y a una serie de numerosos otros problemas sociales que azotan de forma desproporcionada a las mujeres, los niños y los ancianos. Y son siempre ellos quienes sufren más en esta crisis”.

c) Ecología humana: para el Papa, “la crisis de la familia dio origen a una crisis de ecología humana, porque los ambientes sociales, como los ambientes naturales, necesitan ser protegidos. Incluso si la humanidad ahora ha comprendido la necesidad de afrontar lo que constituye una amenaza para nuestros ambientes naturales, somos lentos —somos lentos en nuestra cultura, también en nuestra cultura católica—, somos lentos en reconocer que también nuestros ambientes sociales están en peligro. Es indispensable, por lo tanto, promover una nueva ecología humana y hacerla ir hacia adelante”.

d) La familia y los bienes inmateriales que rigen la convivencia social: en esa misma línea, el Papa exhortó a “insistir en los pilares fundamentales que rigen una nación: sus bienes inmateriales”. Así, considera que “la familia sigue siendo la base de la convivencia y la garantía contra la desintegración social”. Y formuló entonces una clara definición: “Los niños tienen el derecho de crecer en una familia, con un papá y una mamá, capaces de crear un ambiente idóneo para su desarrollo y su maduración afectiva”, recordando que en la exhortación apostólica Evangelii gaudium habló de la aportación «indispensable» del matrimonio a la sociedad, aportación que «supera el nivel de la emotividad y el de las necesidades circunstanciales de la pareja» (n. 66).

e) La familia es una realidad antropológica: otra exhortación del Papa retomó la problemática de la cultura de lo provisorio y enfatizó “otra verdad referida al matrimonio: que el compromiso definitivo respecto a la solidaridad, la fidelidad y el amor fecundo responde a los deseos más profundos del corazón humano”. Invitó a pensar “sobre todo en los jóvenes que representan el futuro”, pues “es importante que ellos no se dejen envolver por la mentalidad perjudicial de lo provisional y sean revolucionarios por la valentía de buscar un amor fuerte y duradero, es decir, de ir a contracorriente: se debe hacer esto”. Y entonces pidió que no caigamos “en la trampa de ser calificados con conceptos ideológicos. La familia es una realidad antropológica, y, en consecuencia, una realidad social, de cultura, etc. No podemos calificarla con conceptos de naturaleza ideológica, que tienen fuerza sólo en un momento de la historia y después decaen. No se puede hablar hoy de familia conservadora o familia progresista: la familia es familia. No os dejéis calificar por este o por otros conceptos de naturaleza ideológica. La familia tiene una fuerza en sí misma”.

f) El matrimonio, bien único: al término de su discurso, el Papa hizo votos para que el coloquio “pueda ser fuente de inspiración para todos aquellos que tratan de sostener y reforzar la unión del hombre y la mujer en el matrimonio como un bien único, natural, fundamental y hermoso para las personas, las familias, las comunidades y las sociedades”.

2. Frases destacadas

A lo largo del Coloquio se alternaron presentaciones y testimonios, con un enfoque interreligioso y con un excelente nivel en las intervenciones. Preparamos una selección de frases que reflejan algunas de las perspectivas compartidas:

  • Cardenal Müller (Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe): “La presencia del niño nos ilumina y nos ayuda a describir la complementariedad de varón y mujer. La relación de los padres con el bebé, donde ambos se abren más allá de sí mismos, es una privilegiada forma de entender la diferencia entre varón y mujer en su rol como padre y madre. La complementariedad no se entiende, por tanto, cuando consideramos al varón y la mujer en forma aislada, sino cuando los consideramos en la perspectiva del misterio al que su unión se abre, y en una forma concreta, cuando miramos lo masculino y lo femenino a la luz de su relación con el niño”.
  • Wael Farouq (Musulmán, Presidente del Tawasul Cultural Center, Cairo): “La familia se ha vuelto objeto de una actitud de consumismo, una mercancía”.
  • Johann Christoph Arnold (Pastor, The Bruderhof Communities): Los jóvenes tienen miedo de establecer una relación. Hay que acompañarlos y ayudarlos. El matrimonio es vulnerable sin una comunidad de creyentes que los apoye.
  • Ignacio Ibarzábal (Grupo Sólido): Los jóvenes estamos cansados de la cultura de lo provisorio. Nos rebelamos ante la crisis de la unión. Sólo el amor salvará al mundo.
  • Lord Jonahatan Sacks (Ex Rabino de Gran Bretaña): “Por una amplia variedad de razones, algunas vinculadas con desarrollos médicos como la anticoncepción, la fecundación in vitro y otras intervenciones genéticas, otras vinculadas con cambios morales como la idea de que somos libres para hacer lo que querramos mientras no daño a otros, otras vinculadas con la transferencia de responsabilidades del individuo al Estado, y otros más profundos cambios en la cultura del Occidente, casi todo lo que el matrimonio reunió se ha separado ahora. El sexo se ha divorciado del amor, el amor del compromiso, el matrimonio de tener hijos, y tener hijos de la responsabilidad de su cuidado”. “El colapso del matrimonio ha creado una nueva forma de pobreza concentrada en las familias monoparentales, y entre ellas, la mayor carga recae sobre las mujeres”. “Nuestra compasión hacia aquellos que eligen vivir distinto no debe inhibirnos de ser abogados de la institución singular más humanizante en la historia. La familia, varón, mujer y niño, no es una opción de vida entre muchas. Es el mejor medio que hemos descubierto hasta el momento para nutrir las generaciones futuras y posibilitar a los niños crecer en una matriz de estabilidad y amor. Es donde aprendemos la delicada coreografía de relaciones y cómo manejar los inevitables conflictos existentes en cualquier grupo humano”.
  • Nisso Takeuchi (Japón): “No se puede aceptar un amor basado en apariencia, ver al otro como objeto y dominarlo”.
  • Cardenal Koch (Presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos): “En la visión bíblica, varón y mujer son dos polos de la complementariedad. Pero esa complementariedad no disuelve la solidaridad y la igualdad”.
  • Jane Haaland Matlary (Ex Secretaria de Estado de Noruega): “La mentalidad del mercado significa una instrumentalización de la ”.
  • Nicholas Okoh (Arzobispo Anglicano, Primado de Nigeria): “Para salvar al matrimonio, hay que redescubrir la complementariedad entre varón y mujer en la legislación y la investigación”.
  • Rasoul Rasoulipour (Profesor de Letras de la Universidad Kharamzi, Irán): “La familia es el único instrumento que permite curar la prisión de nuestro egoísmo”.
  • Jean Laffite (Secretario del Pontificio Consejo para la Familia): “El matrimonio posee toda la riqueza de un sacramento de salvación”.
  • Lynn Wardle (Profesor en Brigham Young University): “La desintegración de la familia tiene consecuencias para la sociedad y para los más vulnerables. La familia es la más eficiente agencia social. Peligra la familia y su cuidado de la vida”.
  • Livio Melina (Instituto Juan Pablo II para la Familia): “En el plano religioso universal, el límite del cuerpo humano abre a otro. El cuerpo habla del origen y del destino de fecundidad posible”.
  • Fernando Pliego (Universidad Autónoma de México): “Nuestras tradiciones convergen. ¿Cómo comunicar? Lenguaje y métodos nuevos según los espacios. En los medios de comunicación y en los parlamentos, tomar las herramientas de las ciencias sociales. Los estudios sociales apoyan nuestra visión”.
  • Aaron Kheriaty (Psiquiátra): “Varón y mujer no son intercambiables. La ciencia señala la complementariedad. Las diferencias biológicas están en todos los niveles, incluyendo el celular”.
  • Cardenal Jean-Louis Tauran (Presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso): “El estado de salud de la familia se vincula con el estado de salud de la sociedad”.
  • Michael Nazir’Ali (Ex Arzobispo Anglicano de Rochester): “Necesitamos fortalecer el matrimonio: Adecuada preparación; Enseñar a ser madres y padres; Impulsar que se tome el matrimonio en serio en las convenciones prenupciales; Dar preferencia al matrimonio en el sistema impositivo”.
  • Jacqueline Cooke-Rivers (African and African-American Studies): “El mundo está unido para promover familias fuertes. Materialismo vacío y falta de sentido de los jóvenes basado en una indulgencia autorreferencial es el desafío que tenemos que enfrentar hoy”.
  • Russell D. Moore (Bautista): “La cuestión es si las personas somos máquinas o creaturas. El matrimonio y la diferencia sexual no son creación del hombre”.
  • Tsui-Ying Sheng (Fu Jen University, Taiwan): “Todo en el universo tiene estructura dual”.
  • Richard Warren (Pastor, Saddleback Church): Invitó a celebrar los matrimonios. Usar testimonios. Renovar anualmente los votos matrimoniales. Reconocer y premiar a los matrimonios de larga duración. Señalar los beneficios del matrimonio. Desarrollar pequeños grupos para apoyar al matrimonio. Enfrentar los ataques con alegría y bendición. Dar confianza a la gente de que su matrimonio puede durar”.
  • Henry Eyring (Primer Consejero de la Primera Presidencia de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días): “Los egoísmos dividen. Donde no hay egoísmos, las diferencias no dividen. Se necesitan cambios en los corazones”.
  • Cyrille e Yvette Seke (Bennin, Africa): “En África, las diferencias culturales son obstáculo para jóvenes que quieren casarse”. Ellos narraron su experiencia para superar las presiones provenientes de la poligamia, de la exigencia de tener hijos biológicos y el problema de la esterilidad, y las presiones para la separación.
  • Robert P. George (Princeton University): “Permitir la redefinición del matrimonio sería una catástrofe social. Hay que restablecer la ecología moral del matrimonio. El Estado no tiene interés en regular las relaciones afectivas. El Estado tiene interés en regular las relaciones que educan a los hijos. El matrimonio tiene un propósito social. El matrimonio es irreemplazable”.
  • Carmen Garcimartin (Universidad de La Coruña): “El matrimonio no es exclusivamente religioso. Es una institución natural como lo reconoce la Declaración Universal de Derechos Humanos. Se corresponde con la dignidad del ser humano”.
  • Ursula C. Basset (Pontificia Universidad Católica Argentina): “Los cambios legales producen vacío y soledad, chicos privados de su familia. La empatía se vuelve imposible. Se produce una gran división: el mundo de los adultos y el mundo de los chicos. Hay que reapropiarse del concepto de vínculos entre generaciones. Creamos vínculos en la sociedad por el matrimonio. La genética y la biología nos ayudan a descubrir que estamos unidos a generaciones”.
  • Kala Acharya (India): “Las escrituras en India hablan de la complementariedad entre varón y mujer”.
  • Teresa Okafor (Nigeria): “La familia es un asunto antropológico”.

 

3. Videos para comunicar la belleza de la complementariedad

A lo largo del Coloquio, se proyectó una serie de films de corta duración sobre los siguientes temas:

  • El destino de la humanidad: sobre el significado del matrimonio
  • La cuna de la vida y el amor: una madre y un padre para los hijos del mundo.
  • Entendiendo al varón y a la mujer.
  • Una dulzura escondida: el poder del matrimonio ante la adversidad.
  • Desafío y esperanza para una nueva generación.
  • Matrimonio, cultura y sociedad civil.

Los videos están disponibles en www.humanum.it

4. Una nueva afirmación sobre el Matrimonio

El Coloquio terminó con una “Afirmación del Matrimonio” que fue leída por Jacqueline Cooke-Rivers y su esposo y que servirá de guión para un futuro video. Allí se expresa que “Una boda es algo diferente… un hombre y una mujer que entran juntos en una nueva vida. Y, sin embargo, es mucho más que todo esto. Están a punto de entrar en las generaciones. Su unión proclama la vida: sus padres y sus abuelos todavía viven en ellos. El humano vive en ellos. Las culturas y las creencias del mundo viven en ellos. Están allí, en la sangre. Los testigos conocen esta verdad. También ellos han nacido de la unión entre un hombre y una mujer… Hoy día las familias creadas por el matrimonio están expuestas a un ejército de distracciones, y al ladrón y al enemigo que vienen a robar y a destruir. Las bodas son cada vez menos frecuentes y en el mundo nacen cada vez menos niños. Cuando la pobreza consume, el matrimonio parece ser irrealizable. Cuando la guerra aflige, las familias son aplastadas. Cuando el matrimonio se debilita, perdemos bienes trascendentales y materiales, bienes de los que todos los seres humanos deberían poder gozar… Porque el matrimonio no es simplemente el símbolo de un logro, sino el fundamento, una base sólida sobre la que construir una familia y, a partir de allí, una comunidad…”.

5. Reflexión final

Sin lugar a dudas, este Coloquio Internacional ha sido un significativo hito en la común tarea de promover la belleza del matrimonio y la familia en el Siglo XXI, en medio de una profunda crisis, pero con la profunda esperanza que se trata de una institución de honda raíz antropológica, que responde a los anhelos profundos del varón y la mujer y en la que se juega el futuro de la humanidad.

Informe de Jorge Nicolás Lafferriere

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar