Lo que dejó el debate sobre aborto en Argentina

El 9 de agosto de 2018 el Senado de la Argentina rechazó por 38 a 31 votos el proyecto de ley que había sido aprobado por la Cámara de Diputados de la Nación. De esta manera, la iniciativa no puede volver a ser tratada en el Congreso durante este año (art. 81 Constitución Nacional).

Desde el Centro de Bioética, Persona y Familia hemos acompañado el debate tanto desde nuestra web (www.centrodebioetica.org) como a través de la nueva página (www.maternidadvulnerable.com.ar).

En un primer análisis, podemos señalar algunas conclusiones que ha dejado el debate en sus dimensiones jurídicas:

1) La clara inconstitucionalidad del aborto legal: el proyecto con media sanción proponía el aborto libre sin causales hasta la semana 14 y luego de ese plazo con amplias causales. Eso suponía la total aniquilación del derecho a la vida de la persona por nacer, en clara contradicción con la Constitución Nacional y el reconocimiento en los Tratados internacionales de Derechos Humanos con jerarquía constitucional.

2) La vida como un bien jurídico indisponible, penalmente protegido: aún los juristas favorables al aborto debieron reconocer que en nuestro ordenamiento jurídico la existencia de la persona comienza con la concepción. Por eso, alegaron que la protección de su vida debía ser “gradual e incremental”. Tal planteo resultó insostenible y fue debidamente refutado. De allí que corresponda concluir que se ha consolidado la convicción que la vida es un bien jurídico indisponible. Y como consecuencia de ello, la protección penal no es una caprichosa invención del legislador, sino la consecuencia de una lógica de protección de bienes jurídicos según su importancia.

3) Dos visiones en pugna en torno a las recomendaciones de los organismos internacionales: entre los argumentos que mayor peso lograron en favor de la legalización del aborto se encontró el que señala que organismos internacionales recomiendan a nuestro país avanzar en tal sentido. Sin embargo, como sostuvieron distintos expertos en el Senado, estas recomendaciones no son vinculantes, no pueden violentar los principios de orden público interno y constitucional y deben ser leídas en el marco de todo el ordenamiento jurídico, en un diálogo de fuentes que procure salvar las dos vidas.

4) El conflicto insalvable entre aborto y profesión médica: el debate dejó en evidencia que el aborto legal entra en contradicción con los fines de la profesión médica. Por eso, el proyecto de ley tuvo que incorporar una norma penal contra cualquier médico que obstaculice, dilate o se niegue a realizar un aborto, incorporó con restricciones la objeción de conciencia personal y prohibió expresamente la objeción de conciencia institucional.

5) La grave discriminación del aborto de personas con discapacidad: mientras que el proyecto inicial de la Campaña por el aborto legal incorporaba el aborto por malformaciones fetales graves, la media sanción tuvo que acotar la redacción de esa causal para los casos de diagnóstico de inviabilidad fetal extrauterina. Incluso con ese nuevo texto, por la propuesta de legalización del aborto libre hasta la semana 14, continuaron las críticas al proyecto. Las perspectivas eugenésicas del aborto libre fueron denunciadas por distintos sectores.

6) La peligrosa ambigüedad de la causal “salud”: el proyecto con media sanción propuso el aborto libre hasta la semana 14 y luego de ese plazo por amplias causales, entre las que se encontró la de riesgo para la vida o la salud de la madre. La redacción modificaba el actual art. 86 del Código Penal, quitando la expresión que ese riesgo no podía ser evitado por otros medios e incorporando la noción de salud de la OMS, lo que habilitaba el aborto por salud física, psíquica o social. El punto fue severamente cuestionado y, de hecho, los intentos de modificar el proyecto en el Senado tuvieron como uno de sus ejes acotar esta causal. Salvar las dos vidas, en cambio, es la opción más razonable y coherente con todo el ordenamiento jurídico.

7) La insuficiencia del aborto en caso de embarazo por violación: en las exposiciones en Diputados y Senado, se señaló la incoherencia que significaba el hecho de que el proyecto busque legalizar el aborto en caso de embarazo proveniente de violación, sin requerir más que una declaración jurada y no instar la acción penal. Se dejaba así sin persecución al violador. Este punto contradice un proyecto de ley que busca reformar el Código Penal para tornar como de instancia pública los delitos de abuso sexual contra personas menores de edad. Nuevamente, la propuesta de salvar las dos vidas se mostraba como la respuesta más coherente y de fondo para este problema.

8) La sobreestimación de cifras de aborto y la salud pública: las exposiciones en Diputados y Senado permitieron derribar el mito de los 500.000 abortos al año y tomar reales dimensiones de las distintas causas de mortalidad materna y sus cifras. En tal sentido, el problema de salud pública que emerge con claridad es el de las causas de vulnerabilidad que afectan a las madres y las llevan a considerar el aborto como dramática solución. La respuesta de fondo desde la salud pública a la maternidad vulnerable pasa por atender a esas causas.

9) La presión para abortar: el proyecto de ley de aborto dejó en evidencia que la finalidad de esta iniciativa era promover el aborto como única opción para la madre vulnerable. Así, se establecían consejerías que sólo proponían esa opción y se excluía cualquier propuesta que pudiera ir en otro sentido.

10) La maternidad vulnerable: el debate puso en el centro la problemática de la maternidad vulnerable y la necesidad de pensar respuestas integrales que busquen atacar las causas que producen las muertes maternas. Entre esas respuestas se encuentran las mejoras en las condiciones de vida e infraestructura (cloacas y agua potable), garantizar las condiciones obstétricas y neonatales esenciales y la educación. Legalizar el aborto equivalía a reconocer el fracaso de las políticas públicas para la maternidad vulnerable.

11) La adopción y las trabas legales y judiciales: entre las alternativas al aborto legal, la reforma de la legislación civil sobre adopción emergió como una de las propuestas más razonables. En este sentido, con el debate volvimos a tomar conciencia de las trabas legales y judiciales que enfrentan quienes se ofrecen a adoptar y los niños que quedan en estas situaciones de abandono y con necesidad de encontrar una familia.

12) Salvar las dos vidas, el mensaje triunfador: en definitiva, ante la propuesta de descarte de la vida por nacer que significaba el proyecto de aborto, triunfó el mensaje que nos invita a hacer todo lo posible por salvar las dos vidas, la de la madre y su hijo por nacer.

Informe de Jorge Nicolás Lafferriere