¿Qué hacemos con las causas de la maternidad vulnerable?

La maternidad vulnerable es un problema social de múltiples causas y que presenta tres posibles ejes de análisis: a) los embarazos imprevistos; b) las muertes durante el embarazo, parto y puerperio; y c) las presiones para abortar. 

En función de estos ejes, podemos sistematizar las causas de la vulnerabilidad de la siguiente forma:

Embarazos imprevistos

  • Disfuncionalidad de la familia
  • Déficits educativos
  • Promiscuidad y violencia contra la mujer
  • Fallas en la planificación familiar
  • Embarazo adolescente

Mortalidad materna:

  • Falta de controles durante el embarazo
  • Problemas en la detección y derivación de embarazos de riesgo
  • Maternidades inseguras (CONE)
  • Falta de capacitación del personal de salud
  • Descoordinación del sistema de salud
  • Pobreza
  • Falta de agua potable y cloacas

Presiones para abortar

  • Disfuncionalidad de la familia y entornos violentos
  • Discriminación laboral contra la maternidad
  • Falta de proyecto de vida
  • Falta de apoyos en caso de violación
  • Diagnósticos prenatales adversos y estereotipos sobre discapacidad
  • Trabas en la adopción
  • Trabas en acceso a beneficios de la seguridad social
  • Pobreza, desempleo y condicionamientos sociales
  • Dificultades para reclamar alimentos al padre

Trabajar para solucionar y prevenir la vulnerabilidad de la maternidad supone atacar estas causas y proponer acciones concretas para enfrentar un drama que afecta a todos.

A modo de ejemplo, podríamos preguntarnos si somos conscientes de que, según el Ministerio de Salud y Desarrollo Social[1], en el 2017 hubo un total de 202 muertes maternas, lo cual implicó una razón de mortalidad materna de 2,9 muertes cada 10.000 nacidos vivos. Si indagamos sobre las causas de mortalidad, observamos que 118 de esas muertes se debieron a causas obstétricas directas[2], 54 a causas obstétricas indirectas[3] y las restantes 30 a causa de embarazos terminados en abortos. En el marco de la discusión legislativa sobre aborto en el año 2018 en Argentina, numerosas voces a favor del proyecto sostenían la liberalización de la práctica como solución a la mortalidad materna, ahora bien, más allá de que tal lineamiento no soluciona las causas que llevan a una mujer a ponderar la posibilidad de llevar a cabo un aborto, tampoco se proponían soluciones para atender los 172 fallecimientos en 2017 por causas obstétricas. Entonces, ¿existen políticas públicas que tiendan a reducir la mortalidad materna en cada una de sus causas? ¿Cuáles son y cómo se aplican en el territorio nacional?

Por otro lado, según un estudio[4] chileno entre mujeres que pensaron realizar un aborto, el 44,4% alegó como motivo la coerción sufrida de parte de los padres o la pareja con o sin la presencia de violencia intrafamiliar; el 22,8%, factores asociados a expectativas de vida incluyendo continuar estudios, proyecto de vida, situación socioeconómica y temor a ser madres solteras; el 20,4%, ocultar el embarazo por temor a la reacción de la pareja o de los padres; el 2,1% por abuso sexual, y el 1,9% por abandono de la pareja. Entre las que presentaban embarazos vulnerables y requerían ayuda, aunque no manifestaron buscar un aborto, el 36,9% fue por necesidad de apoyo psicológico o emocional; el 20,1% por situación de abandono con pérdida de hogar; el 12,9% para ocultar embarazo por temor a la reacción de la pareja o de los padres; el 9,4% por posibilidad de dar en adopción; el 7,9% por abandono de la pareja; el 3,7% por coerción o violencia intrafamilar y el 1,8% por abuso sexual.

Estas estadísticas demuestran que la principal causa que lleva a considerar el aborto es la presión, tanto la directa, como la tácita o indirecta. Es en este terreno que tiene que plantearse la respuesta abordando la problemática del embarazo de mujeres que, por diversos factores, se encuentran en especial situación de vulnerabilidad y en riesgo de aborto, ya que la reducción de esos indicadores contribuye como lógica consecuencia, a una notable disminución de la morbi-mortalidad de esta población.

Para colaborar con la tarea de atender las causas de la vulnerabilidad del embarazo, desde el sitio Maternidad Vulnerable ponemos a disposición diferentes recursos útiles para un mejor conocimiento de la materia y, asimismo, promovemos políticas públicas que prioricen a los más vulnerables.

La división en secciones como adopción, acceso a la salud, discapacidad, entre otras, facilitará la tarea de analizar arista por arista una problemática que resulta por demás compleja.

Entre las últimas publicaciones encontrará:

  1. Red de apoyo a la mujer con embarazo vulnerable
  • Los siete determinantes de la mortalidad materna en México
  • Adolescentes y responsabilidad parental
  • Prevención de malformaciones fetales
  • Maternidad vulnerable y el derecho a alimentos según el Código Civil y Comercial
  • Ley de contrato de trabajo y maternidad vulnerable 
  • La lactancia materna en la legislación argentina
  • ¿Cuáles son los trámites para la adopción?
  • ¿Cuáles son los derechos de la mujer embarazada y su hijo por nacer?
  1. ¿Cuáles son los derechos de la mujer embarazada si su hijo por nacer tiene una discapacidad?

En conclusión, existen ciertas circunstancias del embarazo que tornan necesario un acompañamiento especial a la mujer y su hijo a fin de que puedan transcurrir las etapas de embarazo, parto y puerperio con normalidad. Creación de redes de contención, normas que apoyen la maternidad, iniciativas de acompañamiento a las madres adolescentes, adecuada colaboración del sistema de seguridad social a la maternidad, incremento de los controles de embarazo en el sistema de salud, maternidades que cumplan con las condiciones obstétricas y neonatales esenciales… son solo algunas de las acciones que proponemos para atacar las causas de la maternidad vulnerable.

Es posible salvar las dos vidas y podemos desplegar políticas públicas para ello.


[1] DEIS Serie 5 Número 61. Disponible en http://www.deis.msal.gov.ar/index.php/anuario-2017/ (último acceso: 22/03/19)

[2] Según la Dirección Nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia “son las que resultan de complicaciones obstétricas, del estado de gestación (embarazo, trabajo de parto y puerperio), de intervenciones, de omisiones, de tratamiento incorrecto, o de una cadena de acontecimientos originada en cualquiera de las circunstancias mencionadas”. http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000001229cnt-analisis-mmi-2007-2016.pdf (último acceso: 22/03/19)

[3] La Dirección Nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia establece que “son las que resultan de una enfermedad existente desde antes del embarazo o de una enfermedad que evoluciona durante el mismo, no debidas a causas obstétricas directas pero sí agravadas por los efectos fisiológicos del embarazo”. MSal Ibid.

[4] “Embarazo vulnerable: realidad y propuestas”, elaborado en conjunto por Idea País y Comunidad y Justicia, dirigido por Cristóbal Ruiz-Tagle Coloma, disponible en www.comunidadyjusticia.cl/attachments/article/328/Embarazo vulnerable.pdf