La prevención de malformaciones fetales

Entre las políticas públicas que tienden a prevenir anemias y malformaciones del tubo neural, como la anencefalia y la espina bífida, se destaca la ley 25.630 (B.O. 23/8/2002) que dispone en su artículo 3 que “la harina de trigo destinada al consumo que se comercializa en el mercado nacional, será adicionada con hierro, ácido fólico, tiamina, riboflavina y niacina” en las proporciones que se indican en el texto de la norma. La ley dispone que “cuando los productos elaborados con harina de trigo adicionada se expendan en envases, éstos deberán llevar leyendas con indicación de las proporciones de los nutrientes” a que se refiere la ley (art. 5).

La ley fue reglamentada por Decreto 597/2003 que crea en el ámbito del Ministerio de Salud una Comisión de Asesoramiento para evaluar los resultados de los exámenes de factibilidad, estabilidad y lapsos de aptitud de los productos. En el anexo, el decreto aclara que “se entiende por harina enriquecida, la adicionada con los nutrientes establecidos en el artículo 3º de la Ley Nº 25.630, con el objeto de resolver deficiencias de la alimentación que se traducen en fenómenos de carencia colectiva, habiéndose dado cumplimiento a lo establecido en el artículo 1369 del Código Alimentario Argentino”.

Posteriormente, por Disposición 2280/2005 del ANMAT se aprobó un plan para el control del enriquecimiento de la harina de trigo con hierro y vitaminas. Esta disposición regula las inspecciones destinadas a fiscalizar el enriquecimiento de la harina de trigo con hierro y vitaminas para que se desarrollen siguiendo criterios uniformes.

Según informa el Centro para el Control y la Prevención de enfermedades de los Estados Unidos (https://www.cdc.gov/spanish/especialescdc/acidofolicobeneficios/index.html) “el ácido fólico es una vitamina B. Es una parte importante de la planificación para un embarazo saludable. Si una mujer consume la cantidad recomendada de ácido fólico antes de quedar embarazada y durante los primeros meses del embarazo, esto puede ayudar a prevenir algunos de los principales defectos de nacimiento en el cerebro del bebé (lo que se conoce como anencefalia) y en su columna vertebral (conocido como espina bífida)”. “Todas las mujeres, pero especialmente aquellas que quieren quedar embarazadas, necesitan tomar 400 microgramos (mcg) de ácido fólico al día”.