La deuda social con la salud de las mujeres urbanas en edad fértil

El Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina ha publicado un informe titulado “la salud de las mujeres urbanas en edad fértil”, elaborado por Solange RodrÍguez Espínola y Pilar Filgueira a partir de la Encuesta de la Deuda Social Argentina, analizando el periodo de 2014-2017. Los principales resultados del informe son:

  • 1 de cada 4 de las mujeres urbanas en edad fértil no ha concurrido a una consulta médica anual.
  • El 26, 4% de las mujeres embarazadas primerizas de entre 30 y 49 años refiere no haber recibido un nivel educativo primario.
  • Alrededor de 6 de cada 10 de las mujeres entre 18 y 49 años manifiestan no realizar ejercicio físico semanalmente

El informe toma las siguientes variables: situación sociodemográfica, económica, educativa y laboral; estado reproductivo, la cobertura médica, estado de la salud, la atención de la salud, los hábitos saludables y la consideración de embarazadas primerizas.

Según el informe, el 60% de las mujeres fértiles son madres o están embarazadas. El inicio de maternidad suele estar entre los 18 y 25 años.

El embarazo adolescente se constata en 2 de cada 10 mujeres, especialmente en aquellas que tienen alguna cuestión de desventaja económica o educativa.

El 42,5% de las mujeres alega tener exclusivamente una cobertura pública de salud (cuestión que es frecuente en las mujeres pobres, las de menor edad o las de educación media).

Asimismo, el 25% de las mujeres urbanas en edad fértil no acude anualmente a ninguna consulta médica. La mayor incidencia se verifica en los casos de aquellas mujeres de un nivel socioeconómico bajo y una educación precaria.

La falta de consultas médicas en todas las etapas del embarazo, como así en todas las edades, produce complicaciones en cuanto a la salud de la madre, como es la anemia, la infección urinaria y la preeclampsia entre otras. Entre los factores condicionales, se encuentran las cuestiones ambientales muy severas, la anemia previa y malnutrición.

Otros números:

Casi el 90% de las mujeres pobres son madres antes de los 25 años.

El 90% de las mujeres embarazadas por primera vez, no recibe asignación universal por embarazo.

El 90,7% de las mujeres pobres presenta déficit de ejercicio.

La percepción de problemas graves de salud o enfermedades crónicas es mayor comparando a las mujeres pobres de las no pobres y a las madres de las que aún no han tenido hijos.

El 40% de las mujeres que no han logrado un sistema educativo primario y el 30% de las mujeres que no han terminado el nivel medio reportan haber iniciado la maternidad antes de los 17 años. De esta manera se evidencia que el 90% fueron madres antes de los 25 años en las que no terminaron la escuela secundaria; por otra parte, el 56% de las embarazadas está cursando el nivel medio. Sólo un tercio de las que tuvieron hijos están en proceso de alcanzar un estudio universitario o terciario en tanto que las proporciones se invierten en el estado reproductivo de las que han logrado tener un título universitario o terciario.

En cuanto a la calidad de la inserción laboral, el 40% de las encuestadas que trabajan poseen un empleo en blanco, mientras que el 31,5% cuentan con un empleo precario y el 12% un subempleo inestable. Y en última medida el 16% de las mujeres dijeron encontrarse en una situación de desempleo.

Las tasas de mortalidad más altas en América se registran en las zonas más pobres y la población que goza de buena salud suele desarrollar una productividad en lo económico como así también en lo cultural.

Están claras entonces las cuestiones que remarca la investigación. Es decir, cómo las cuestiones económicas, la falta de educación y el acompañamiento de la familia inciden en la reproducción, embarazo y parto de las mujeres fértiles en la Argentina. Cuestiones que dejan una marca en las mujeres como así también en toda la sociedad.

Informe de Facundo Martínez Oliver

Para acceder al informe completo haga click aquí